Página del antiguo Seminario de Geografía del CPR nº 1 de Zaragoza

 


La Geografía y las "competencias básicas" (extracto):


De lo establecido en el Real Decreto 1467/2007, de 2 de noviembre, por el que establece la estructura del bachillerato y se fijan sus enseñanzas mínimas (BOE 6/11/07) y extrapolando de lo establecido como competencias básicas para la Educación Secundaria Obligatoria, planteamos que la aportación de la Geografía al logro de las competencias generales de bachillerato debería partir del hecho de que el campo conceptual de lo geográfico, en bachillerato , se centra esencialmente en el conocimiento de lo territorial , dando lugar tres grandes ámbitos:

  1. Conocimiento y comprensión de la territorialidad u organización del espacio:
    1. Identificación de los elementos que componen el territorio y sus interrelaciones, y comprensión de como esos elementos son el resultado (causalidad) de las interacciones de las sociedades con el medio en el que se desarrollan.
    2. Comparación de territorios:
      1. Comparación de elementos que se dan en diferentes territorios.
      2. Comparación de territorios (dimensiones, habitantes, etc.)
      3. Comparación de elementos en sus territorios (densidad, grado de especialización, cocientes…).
    3. Identificación, diferenciación y relación de territorios y sus paisajes o concreciones.
  2. Conocimiento y comprensión de la cartografía como técnica de representación del territorio:
    1. Identificación y relación de los tipos cartográficos relevantes.
    2. Conocimiento y manejo de los elementos básicos de la representación cartográfica.
    3. Adquisición de las destrezas básicas de localización y orientación en el mapa y en la realidad.
  3. Desarrollo de destrezas básicas de localización y distribución en el territorio, comprendiendo y utilizando procedimientos de medición, ubicación y posicionamiento, y sus representaciones básicas.

A partir de esta delimitación del campo del saber se pueden establecer las destrezas y conocimientos conceptuales que lo componen. Dos grandes nódulos los articulan:

  1. Destrezas orientadas a facilitar y mejorar el acceso a la información:
      1. Acceso a la información contenida en la realidad que rodea al alumno: el análisis de paisajes (identificación de información y discriminación de informaciones, etc.)
      2. Lectura comprensiva de textos: lectura, resumen, elementos esenciales y secundarios…
      3. Acceso a la información contenida en diversas fuentes de información, especialmente en Internet: criterios y métodos de búsqueda de información eficientes.
      4. Identificar y relacionar (integrar) diversos tipos de información: textual, icónica, numérica, verbal (el profesor, por ejemplo) por sus contenidos semánticos.
      5. Discriminación de las informaciones pertinentes y objetivos de las que no lo son.
  2. Destrezas orientadas a la construcción del conocimiento a partir de la información recibida, organizadas en los siguientes campos:
    1. Tratamiento de la información: formalización (numérica, icónica, textual…) de la información y representación de la misma, potenciando estrategias bidireccionales (lectura de información representada-representación de información).
    2. Utilización de instrumentos de medición (índices, cocientes, tasas, etc.), clasificación, comparación e interpretación de la información, mediante la aplicación de conceptos o criterios formales propios de la Geografía.
    3. Potenciación de procesos de pensamiento inductivos y deductivos en la búsqueda de las interrelaciones entre la información obtenida y en el campo de la multicausalidad (siempre teniendo en cuenta las competencias que se pueden plantear para alumnos de bachillerato), especialmente en el campo de la territorialidad y de la temporalidad (tiempo histórico como proceso de evolución y cambio).
    4. Potenciación y desarrollo del aprendizaje de los métodos del pensamiento formal:
      1. Diferenciación de conceptos que tienen significados relacionados (competitividad, especialización), pero explican diversos procesos.
      2. Adquisición de las destrezas propias del pensamiento analítico (nivel 2º de bachillerato)
      3. Graduación de los diferentes niveles de abstracción.
    5. Evaluación de consecuencias.

Descritos a grandes rasgos el objeto del saber y su concreción en conocimientos y destrezas para el nivel formativo de bachillerato, se trata ahora de abordar las aportaciones de la Geografía para conseguir las competencias que son las finalidades de bachillerato, seguiremos, en lo esencial, lo señalado en el Real Decreto antes citado.

La Unión Europea , desde 2006, siguiendo las orientaciones de la OCDE (proyecto DeSeCo), plantea la Recomendación de basar los sistemas educativos de los países miembros en el objetivo de conseguir que, al finalizar la educación obligatoria, los jóvenes hayan alcanzado esas competencias, que luego, a lo largo de su vida adulta, irán consolidando y actualizando. El Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria formulaba estas competencias fijándolas en ocho enunciados:

1. Competencia en comunicación lingüística.
2. Competencia matemática.
3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
4. Tratamiento de la información y competencia digital.
5. Competencia social y ciudadana.
6. Competencia cultural y artística.
7. Competencia para aprender a aprender.
8. Autonomía e iniciativa personal.

El RD de bachillerato sigue pasos similares al plantear sus objetivos (que concretan esas competencias) y los criterios de evaluación; no obstante, habrá que esperar al currículo aragonés para cerciorarnos. De cualquier forma, a continuación planteamos de forma hipotética los pasos que se pueden seguir. ¿Cómo podemos afrontar el tema de la aportación la Geografía a estas competencias u otras formuladas en términos similares? Comenzaremos por clasificar éstas en tres grandes grupos:

  1. Competencias “troncales”, que afectan al conjunto de las materias: competencia lingüística, competencia matemática y competencia digital. En ellas, nuestra materia debe colaborar en la dirección y estrategia que marcan otras. No obstante, pueden señalarse varias capacidades que se encuentran relacionadas intrínsecamente con el conocimiento y el aprendizaje geográfico:
    1. Obtención de información: identificación y lectura; percepción de información geográfica en la realidad que rodea al alumno, y obtención de información ya codificada en diferentes soportes.
    2. Criterios de selección de información según su objetividad y pertinencia.
    3. Tratamiento de la información: formalización de la misma (numérica, icónica, cualitativa), representación gráfica, establecimiento de relaciones entre informaciones de diversas fuentes o informaciones diversas e identificación de los elementos relevantes.
    4. Resolución de problemas: planteamiento de hipótesis, obtención de conclusiones, asociación de las causas, comprensión y aplicación de modelizaciones propias de la Geografía , comunicación de los resultados en un lenguaje correcto y adecuado, comprendiendo y utilizando los conceptos básicos de la materia geográfica.
  2. Competencias que afectan al “sistema”: “aprender a aprender” y competencia sobre “autonomía e iniciativa personal”. Creemos que su consecución está en función de la metodología didáctica que se plantee y que depende de las decisiones político-administrativas que articulen los procesos de evaluación y delimiten las posibilidades didácticas del trabajo en el aula. En general, pensamos que se pueden señalar cuatro ejes básicos:
    1. El desarrollo de la conciencia del proceso evolutivo del aprendizaje es un elemento clave para implementar destrezas en estas competencias. Esto orienta la formulación de los procedimientos de evaluación y debería condicionar la forma en la que se plantean hacerlo las PAU.
    2. La utilización en la programación didáctica de la materia de un criterio evolutivo que refuerce y ayude a hacer evidentes los progresos en la construcción del conocimiento que están llevando a cabo el alumno o alumna. De la misma forma, las PAU deberían intentar evaluar como en el momento de enfrentarse a las pruebas los alumnos son capaces de construir las concreciones de su saber que son sus respuestas a los problemas que se les plantean. Así, deberían formularse para hacer explícitos y evaluables estos procesos. No se trata sólo de que no se limiten a conocer cuantos conocimientos geográficos almacenan en su memoria, ni de que traten de evaluar si conocen los instrumentos por los que la Geografía construye su saber científico; se trata de que se pueda evaluar como el alumno construye conocimiento utilizando los instrumentos geográficos.
    3. El fomento de la autoestima está relacionado con la autonomía personal. Los tradicionales métodos “transmisivos” en educación han ido acompañados de sistemas de evaluación que tendían a medir la adecuación de lo aprehendido, el grado de adquisición de conocimientos. Resulta evidente que no es posible la formación sin el apoyo material en unos conocimientos conceptules, pero también lo es que un sistema que se oriente a medir lo que el alumno ha asimilado de la información que se le ha transmitido (unidireccionalmente y dada como objetiva y cierta), es incapaz de fomentar la autonomía personal del que aprende y, por el contrario, lo hace dependiente del que le transmite la información e incapaz de tomar decisiones imprescindibles para construir el conocimiento.
    4. El planteamiento de la Geografía como un conjunto de instrumentos que permiten la comprensión e interpretación de realidades que conforman el contexto en el que desarrollan su vida el alumno o alumna, y del que parten los retos a los que debe responder para avanzar en su desarrollo personal, es un elemento clave, y nos obliga a cuestionarnos la formulación de los currículos y, por ende, de las propias PAU ¿debemos seguir con unos temarios que parten de lo que se supone que son los campos del saber geográfico? ¿podemos seguir con unas pruebas que persiguen saber cuan exhaustivamente conoce el alumno esos campos?
  3. Competencias directamente relacionadas con la Geografía : competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico , competencia social y ciudadana y competencia cultural y artística. Si partimos de la idea de que la Geografía es la ciencia que estudia l a territorialidad u organización del espacio, entendida como la “comprensión de la intervención del hombre y las sociedades en los procesos mediante los cuales se producen las transformaciones en la naturaleza, organizándola en forma de territorio”, podemos afirmar que nuestra materia debe ayudar de forma importante al desarrollo por parte del alumno o alumna de capacidades sobre:
    1. La organización del territorio: identificación de los elementos que componen el territorio y sus interrelaciones, comprensión de esos elementos como resultado de las interacciones de una determinada sociedad y el medio en el que se desarrolla, evaluación de las consecuencias que la organización territorial tiene sobre los individuos y los grupos sociales, y comparación de diferentes manifestaciones territoriales o distintos paisajes.
    2. lementos de percepción, medición y representación del territorio: desarrollo de destrezas de localización y orientación sobre mapas y sobre el terreno, utilizando herramientas convencionales y las NTIC, utilización de instrumentos de medición (índices, cocientes, escalas), clasificación, comparación e interpretación de la información, mediante la aplicación de modelos, conceptos o criterios formales y capacitación para construir o interpretar los elementos gráficos propios de la Geografía para la representación y comparación de la información.
    3. La comprensión, utilización y formulación de ideas de transformación y cambio en la interpretación de las acciones de las sociedades y en sus interrelaciones con el medio.
    4. Los valores necesarios para tener una actitud crítica ante las situaciones de desequilibrio en el reparto de los recursos o ante los impacto negativos en el medio de conductas y actividades que ponderan más el lucro que el bienestar de las sociedades.
 
     

Página diseñada por Javier Velilla Gil (javiervelilla@terra,.es)